Historia San Quintín

Tierra de encantos naturales

A poco menos de 200 kilómetros del centro de Ensenada se encuentra una delegación que se distingue por ser una prospera región donde la agricultura tiene un importante papel y que esconde impresionantes paisajes, dignos de admiración. Nos referimos a San Quintín, casa de lobos marinos, volcanes extintos y hermosos desastres naturales que están en la espera de ser descubiertos.

Los comienzos de esta región datan al año de 1861 aproximadamente, siendo conocida en sus inicios como Puerto de la Posesión, y no fue hasta algunas décadas más tarde que recibe el nombre con el que la conocemos en la actualidad, dividiéndose también en dos áreas: valle y bahía.

San Quintín cuenta con innumerables atractivos, siendo La Lobera uno de los más reconocidos en esta zona. Aquí se ubica un santuario a la orilla de la playa, en donde una gran cantidad de leones marinos y focas hacen su arribo, dando un espectáculo que asombra a todos sus visitantes. Otro gran rasgo de esta región, es que en el área de Bahía Falsa se encuentra la granja de cultivo de ostiones más grandes en el país.

Su encanto natural va más allá de la agricultura y pesca, pues quien visita esta zona podrá disfrutar de excelentes opciones de hotelería como Hotel Misión Inn, Hotel Jardines Baja y Hotel Misión Santa María. Este último colinda con la playa Santa María, una de las más recurridas por los visitantes que están en busca de practicar el surf.

La gastronomía que encontrarás aquí también es un punto a resaltar, ya que sus platillos son creados con frescos productos recién salidos del mar, gracias a la estratégica ubicación en la que se encuentra y al ser la pesca otra de las principales actividades en la bahía.

Sin duda, San Quintín ofrece un gran número de experiencias para turistas y locales, convirtiéndolo en un destino que definitivamente tienes que conocer.