La Amante Helada

De Chicali tragón por: Karina Villalobos.
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En el imaginario colectivo Mexicali siempre estará relacionado con calorón, cerveza y comida china. He tenido la fortuna de viajar por el país, y siempre que digo mi ciudad de procedencia la gente hace comentarios relacionados con esas tres características cashanías: no se equivocan.

Vivir en mi terregosa ciudad requiere de cierto manual de uso que es fácil de aprender y se basa en estos principios: carro con refrigeración, casa con refrigeración, ahorros para pagar la luz en verano, entender bien cuantas personas alcanzan a comer cuando en la comida china pides la 2 para 3. Encontrar el mejor punto de venta de carne, salsas y tortillas de harina,  pero sobre todo, servir, ofrecer y tomar las cheves bien heladas. También es importante saber en dónde las despachan con la temperatura ideal para cuando andamos en la calle y el sol nos obliga a degustar una cerveza.

Somos cerveceros, eso que ni qué, de hecho la ciudad podría clasificarse entre los que toman cerveza y los que no toman alcohol, así de sencillo. Querer aferrarse al vino o al tequila (también de mi gusto pero para invierno), es tratar de ir en contra de la naturaleza desértica y un verano que aquí dura por lo menos la mitad del año.

amante-sidebA pesar de la violencia de nuestro sol, que a veces se siente demasiado cerca, esta planicie es noble: en el lugar imposible es posible trabajar, viajar, comer rico y encontrar gente que es ley, por lo que es con estos mismos principios que nos divertimos y compartimos la mesa.

En los últimos años  las ciudades vecinas han ido definiendo su identidad a partir de sus rasgos turísticos: Ensenada y su ruta del vino, Tijuana y su vida nocturna, Rosarito y sus playas, Tecate por alguna razón ahora es pueblo mágico, ¿y Mexicali apá?, pues Mexicali no es turístico así que ha sido un tanto difícil que nos identifiquen por algo más que el calorón.

Mexicali ha empezado a experimentar cambios en su manera de comer y beber. Tenemos ahora a un buen de recién egresados de las escuelas de gastronomía, que con sus pequeños negocios han ido haciendo más aventurero el paladar mexicalense. Por fin nos atrevemos a probar cosas diferentes pues. Por otro lado, el boom de las cervezas elaboradas de manera artesanal nos ha caído como traje mandado a hacer, ¿aquí la sed no se pasa rápido verdad?

Entre cheves, chelas, chavelas y micheladas, desde hace poco más de cinco años, algunos cachanías empezaron a elaborar sus cervezas, en casa, para los compas. Y entre degustaciones privadas y carrillas cariñosas muchos empezaron a tomarse en serio eso de entrarle al negocio cervecero. Así nace Amante, la cerveza y gran amor de Héctor Corella.

Hace unos días pasé por su tap room en la en la Colonia Nueva y entre vasos de agua y cerveza me contó el relajo de lanzarse a la producción de cerveza artesanal. Todos recordamos 2009 ¿verdad? Ese año donde por enésima vez una crisis nos llevó al baile. Héctor se dedicaba a un negocio relacionado con la construcción, uno de los más afectados. Así que no teniendo nada que perder y con el apoyo de su familia decidió hacer de Amante su trabajo de tiempo completo. Lo cierto es que la legislación actual no contempla a pequeños productores de cerveza, no los voy a aburrir con los detalles, pero hacer cerveza en pequeñas cantidades (comparado con lo que producen los grandes consorcios cerveceros) y venderla es un vericueto casi casi artesanal.

Por fortuna para nosotros los cashanías, Héctor y muchos otros cerveceros han unido fuerzas para cambiar las leyes en pro de la producción y comercio local, y es así que hace dos meses abre las puertas de su tap Room, donde no sólo nos ofrece las cervezas Amante, sino también de productores de la región.

El tap room de Amante es un lugar cómodo, bien refrigerado, con una larga barra, además de mesas y bancos que están dispuestos para fomentar la plática en los parroquianos. Detrás de la barra hay una ventana por la que podemos ver la sala de producción, y entre esa ventana y la barra nos encontramos  con Fernando Noriega, el sonriente guía cervecero.

Las cervezas Amante llevan el nombre de famosas mujeres que tuvieron algún affair de conocimiento público. Puedes elegir entre una Marilyn, Sofía, Elizabeth, Helena, Marlene, Bridget o la que me sirvieron a mi: una Bolena. Me explicó Héctor que esta cerveza es una Session IPA con 4.8% grados de alcohol. Pero independientemente de lo que me explicaron la cerveza tenía la temperatura perfecta, el sabor fresco, el color dorado ambarino, y una consistencia muy suave y agradable. Es cierto que no todas las cervezas saben igual, pero la nobleza de la cerveza es que por lo menos existe una para cada paladar.

Salí de Amante sonriendo y planeando regresar este fin de semana. No duden ni por un momento pasar por ahí, porque como bien dicen algunos, puras cosas buenas pasan cuando se disfruta de una buena cerveza.

El tap room de Amante (disfruten también su bello logo diseñado por Alejandro Lecón), esta ubicado en Larroque 1700 esquina con calle I. Abren de lunes a sábado de 5 pm. hasta medianoche, la última cerveza te la sirven a las 11:30 pm.

Brindemos con buena cerveza y hagamos de Mexicali el lugar de Baja donde se come y se bebe bien, ¡salud!

**Mexicalense, comunicóloga e historiadora por la UABC, voz de radio en 90.7 y directora de Punto 56 Centro de Estudios Fotográficos.

**Esta colaboración se publicó originalmente en La Voz de la Frontera el día 4 de junio de 2016.